La alegría de ejercer activamente nuestros derechos ciudadanos

Jorge Mejía Peralta

Desde el primer momento, tuve claro qué quería fotografiar desde abril: los rostros de la ciudadanía, la alegría por exigir nuestros derechos, la libertad, la justicia, la felicidad de estar en las calles, con los amigos, la familia. La bandera azul y blanco. Las manifestaciones multitudinarias y los plantones pequeños, los homenajes a las madres de abril.

Pero la represión iba convirtiendo las escenas fotografiadas. Más llanto, más rabia. Cada vez más rostros cubiertos. Usaba mi teleobjetivo pero quería que las personas se dieran cuenta de que las fotografiaba para darles la oportunidad de que se taparan, se escondieran o me dijeran que no las publicara. Otras personas, en cambio, como parte de la lucha, se dejaban fotografiar, a rostro descubierto.

Y mi trabajo ha sido ese, reflejar la alegría de la gente en las marchas. Y también el dolor y la indignación. Las acciones en Managua, autoconvocadas (incluso por un pequeño grupo en el que yo participaba y al que después se fueron juntando más). El civismo en las marchas, la resistencia no violenta.

De todos estos meses, solo en un plantón al que asistí no tomé fotos, y fue el día en que colegas de algunos periódicos me tomaron muchas fotos con una bandera.

Lo increíble era la diversidad en las marchas. Uno pensaba que había fotografiado todo, y después se veían escenas preciosas. Y esa era la maravilla de las marchas, eran generadoras de miles de escenas y fotografías memorables. Pero también dolorosas, llenas de sangre, dolor, muerte, que les tocó a los colegas de los periódicos y agencias fotografiar.

Es un trabajo conjunto de fotógrafos profesionales y aficionados, con cámaras y celulares el que en el futuro nos dará, posiblemente, la visión más real y exacta de todo lo sucedido.

Fotografié desde el ataque al plantón en café Las Flores, en abril, hasta, la última marcha permitida, en Septiembre en la que terminé refugiándome en el mercado Iván Montenegro, bien gaseado, huyendo lo más rápido que podía de la zona, escuchando los disparos y corriendo delante de la policía de la dictadura.

Ahora, sigo esperando que podamos salir de nuevo a las calles, y seguir fotografiando, a lo mejor ya la felicidad final de una Nicaragua mejor.

DISEÑO: RICARDO ARCE
PRODUCCIÓN: NÉSTOR ARCE
CURADURÍA FOTOGRÁFICA: CARLOS HERRERA

Shares